Pasaron los días y la chica seguía desconcertada, no sabía como actuar ante la responsabilidad del contenido del secreto que se había compromentido a compartir y no revelar.

La vida tranquila y relajada que pretendía trasladándose a este lugar costero se disipó. Su cabeza creaba imágenes desconcertantes que le producian intraquilidad y desasosiego. Aquello que compartia le iba a obligar a estar en situación de alerta permanente. Ahora se hace más necesario que nunca la necesidad de compartir su vida con otras personas.

Lanzada+%7C+Galicia+-+Espa%C3%B1a
Lanzada+%7C+Galicia+-+Espa%C3%B1a